Las redes sociales se han volcado en un nuevo ataque de indignación y apoyo por la más reciente campaña de Nike, quien ha incluido en sus filas al ex jugador de fútbol americano Colin Kaepernick.

 

Los más radicales incitaron a otros a quemar sus tenis NIKE y generalizar un boicot a la marca norteamericana, luego de haber elegido a Colin Kaepernick ex mariscal de campo de los San Francisco 49ers, en su nueva campaña.

Kaepernick, elegido para conmemorar los 30 años de “Just Do It” (“Sólo hazlo”), fue el primer jugador de fútbol americano en apoyar una rodilla en el campo durante el himno nacional al inicio de los partidos de la NFL para protestar contra el racismo y el asesinato deliberado de personas negras en Norteamérica.

Las acciones de Nike cayeron un 3%, luego de la publicación de su rostro con la leyenda “Cree en algo. Aun si implica sacrificarlo todo” «Just Do It». De este tres porciento se recuperaría un punto al día siguiente.

 

 

Aún así, el reporte de Bloomberg  apunta a que la campaña generó tanta controversia, que le generó a Nike una exposición de marca equivalente a 43 millones de dólares.

Donald Trump, ha criticado a los deportistas que se arrodillaron durante el himno nacional. Dijo que le encantaría ver a los dirigentes de la NFL despedir a los jugadores que le faltaran el respeto a la bandera del país.

Nike no es la primera marca deportiva en sufrir una campaña de boicot. Under Armour tuvo críticas el año pasado luego de que su presidente ejecutivo hizo comentarios de apoyo a Trump, mientras que Adidas enfrentó pedidos en mayo para cortar sus lazos con Kanye West, después de que el rapero describió a la esclavitud como una elección y alabó a Trump.

Los clientes que Nike podría perder serán más que contrarrestados por los nuevos consumidores jóvenes que buscan marcas que respalden posiciones políticas, dijo Jessica Ramirez, analista del sector minorista de Jane Hali & Associates.

Fuente: Forbes