Los analistas y sneakerheads de Wall Street están de acuerdo: nada supera ni superará en los próximos años a NIKE.

Las acciones del gigante de la indumentaria deportiva recibieron un impulso el lunes, ya que dos analistas lo mejoraron gracias a su buen desempeño y su creciente participación en el mercado de calzado y ropa deportiva.

 

El analista de Susquehanna Financial Group, Sam Poser elogió la expansión del negocio directo al consumidor de la compañía (con sus mayores márgenes que la venta mayorista tradicional), así como su «producto innovador» e «inventarios limpios». También sostuvo que Nike está arrebatando parte del mercado de los competidores, aunque las sólidas cifras de crecimiento de Adidas en América del Norte sugieren que la marca no disminuirá sin una lucha.

«Basándonos en nuestros controles de propiedad con minoristas y con algunos de los competidores de Nike, ha quedado claro que la marca norteamericana está comenzando a equilibrar la escala y la escasez en todo el espectro de socios minoristas», escribió. Poser en la nota.

Susquehanna elevó su precio objetivo para las acciones de Nike a $ 93 dólares iniciando en $ 78 USD, igualando el objetivo fijado por la analista de Piper Jaffray Erinn Murphy en una nota por emitida el lunes pasado donde señaló la salud de la categoría atlética en general, la expansión de Nike en China y el «impulso significativo» del comercio electrónico como evidencia de que la compañía probablemente esté bien encaminada para alcanzar su objetivo de ingresos por $ 50 mil millones para 2023.

Si bien la compañía se vio sacudida internamente por las salidas de ejecutivos y ahora una demanda colectiva alegando discriminación de género, tiene una base sólida desde el punto de vista financiero, y registró un crecimiento de dos dígitos en las ventas el último trimestre.

Las acciones de la compañía han aumentado más del 38% con respecto a sus mínimos de octubre de 2017.