Reebok lanza una mascarilla de uso diario y donará un porcentaje de las ventas, a la fundación Save The Children

Como una solución inmediata a la recurrente necesidad de protección diaria en el marco de la crisis actual por el COVID-19, Reebok ha lanzado mascarillas faciales para el uso diario. A pesar de que estas mascarillas no son consideradas de grado médico ni equipo de protección personal, sí son una solución cómoda que puede ayudar a prevenir el esparcimiento de virus y gérmenes a través de pequeñas gotas de saliva.  

Estas mascarillas faciales están confeccionadas en Primegreen, un material reciclado de alto rendimiento que contiene material spacer(93%) y poliéster(7%) reutilizable. Se encuentran  disponibles en una presentación 3 pack a través de: https://www.reebok.co y tiendas propias, con un costo de $39.900 pesos de los cuales un 20% será donado a la fundación: https://www.savethechildren.de

Este es solo el inicio pues la marca se adelanta al futuro y sigue evaluando la necesidad de crear mascarillas especialmente pensadas para la actividad física, “Nuestros diseñadores son de los creadores más innovadores del mundo, y todo lo que diseñamos lo hacemos pensando en el fitness”, declaró Don Albert, director sénior del Centro de Creación de Reebok Europa. “Para este desafío, les dimos libertad total para pensar en estas mascarillas no solo como algo que tendremos que usar en el futuro, sino como un accesorio que realmente les aporte valor, funcionalidad y estilo a nuestros consumidores. Los conceptos creados por el equipo son la prueba de que suele ser durante los momentos más difíciles que nacen las nuevas ideas”. 

Para el proceso de diseño y conceptualización, Reebok solicitó la ayuda de expertos externos a la compañía, incluyendo a la Dra. Emily Kraus, profesora clínica auxiliar en el Centro ortopédico y de medicina del deporte de Stanford, además de maratonista, así como a corredores de élite del club de atletismo Reebok Boston Track Club

 Los renders creados sugieren posibles soluciones de diseño a los problemas comunes que podemos experimentar al usar mascarillas tradicionales: falta de aire, incomodidad, inhabilidad de mostrar expresiones faciales, entre otras complicaciones. Los conceptos presentados también sugieren incluir innovaciones tecnológicas que podrían resultar un valor agregado para el usuario, como la integración de aplicaciones de fitness.