Los New Balance siempre han sido los non plus ultra del calzado de papá. Mucho antes de que los sneakerheads y los chicos de la moda comenzaran a tratar su clásico modelo 990 como un símbolo, la marca Boston estaba satisfecha de atender exclusivamente a corredores de rendimiento y tipos de mediana edad con necesidades de comodidad.

New Balance jamás ha querido estar en la zona de confort: simplemente han seguido bombeando suelas gruesas con grandes «N» en el costado. Aún así, la marca se reta así misma y se arriesga de nuevo con la re edición de los 850.

En 1994, New Balance le encargó a su diseñadora más joven, Stephanie Howard, que entonces tenía solo 21 años, diseñar un zapato que fuera atractivo para su propio grupo demográfico. Su respuesta fue el 850, en ese momento considerado una desviación radical de cualquier New Balance anterior.

Atrás quedó el icónico logo «N», reemplazado por un «NB» más pequeño y moderno cosido en el talón. Ese pequeño cambio abrió un lienzo completamente nuevo a lo largo de las partes superiores para Howard, y ella llenó el espacio con capas de malla y cuero. Los riesgos dieron sus frutos: el 850 fue un éxito inmediato después de su lanzamiento en 1996, luego obtuvo una secuela en el igualmente exitoso 851 y le valió a Howard un ascenso al diseñador principal de New Balance.

Sin embargo, incluso después de todo ese éxito, el 850 fue olvidado en su mayor parte por las arenas del tiempo. El zapato permaneció inactivo en los archivos de New Balance durante 23 años, hasta que resurgió en junio de 2019 para una drop limitado en su color OG a través de la marca de culto de Nueva York, Aimé Leon Dore. Desde entonces, NB ha vendido algunos pares más a través de un par de boutiques de zapatillas veneradas: la Bodega de Boston el año pasado y END. en el Reino Unido hoy, construyendo un lanzamiento más amplio en 2020.

La gente una vez más está cayendo en las redes del 850, pero esta vez, no es por cualidades juveniles. En cambio, los sneakers han envejecido directamente en esa categoría de padre de la que fueron específicamente diseñados para liberarse, pero en los que aún se sienten rebeldes e irónicos. 

El 850 todavía se siente diferente de cualquier otra cosa en la alineación de New Balance, aún su espíritu se mantiene altivo mas allá de haberse convertido en un adulto de culto. 

Mas información en New Balance Colombia